Saltar al contenido

Tanatorio M40

m40-tanatorioEl Tanatorio M40 de la capital española o bien Tanatorio Sur de la carretera de Toledo , es el primer tanatorio bioclimático de España. La edificación, ubicado en la avenida de los Rosales número treinta y seis, en el distrito de Villaverde de la capital española, está desarrollado para lograr un ahorro energético mínimo del treinta por ciento. Respetando el ambiente natural donde se hallan, fortalecen su compromiso con el medio entorno, optiman los consumos energéticos y emplean materiales reciclables o bien biodegradables. Su diseño bioclimático asegura una temperatura conveniente en todo instante.

Como su nombre Tanatorio M40 señala, está ubicado en la M-cuarenta y tiene siete plantas y dieciocho salas de velorio, extensas y con un entorno de calma y silencio. Se han concebido para personalizar el servicio, mejorando la acogida a las visitas y con espacios más íntimos para los familiares. En el último piso se ha construido una enorme zona con jardines y plantas, el “Jardín del Sosiego” que contribuye a la creación de espacios más agradables. Dispone de zona wi-fi en todo la construcción, un espacio para el culto religioso, servicios de floristería, una cafetería restorán en el interior, que deja cubrir las necesidades de todas y cada una de las personas que visitan el tanatorio, y, 2 plantas del edificio están destinadas a parking. . Este moderno edificio está concebido para otorgar una estancia agradable a las familias de los fallecidos, para asistir a superar instantes tan bien difíciles, su aislamiento deja conservar la amedrentad y recogimiento de los familiares.

El Tanatorio M40 ofrece sus servicios funerarios integrales y una asistencia veinticuatro horas, todos y cada uno de los días del año. Cuenta con el servicio de cremación y pactos con todas y cada una de las aseguradoras de decesos, por si fuera poco, se hacen cargo de toda la tramitación de los traslados, locales, provinciales, nacionales y también internacionales. Igualmente, cuentan con un equipo de profesionales preparados y medios convenientes para atender a los familiares del finado, ayudándoles en estos instantes tan duros, prestando asistencia psicológica ante pérdidas traumáticas, cuando el duelo no se ha podido solucionar de forma completa, tal como, asesoramiento jurídico a los familiares del fallecido, en cuantas gestiones puedan precisar. Sostienen un esmero permanente con sus valores éticos y de compromiso con los allegados, siendo en todo instante respetuosos con el dolor de las familias.

Como llegar al Tanatorio M40

Se puede acceder al Tanatorio M40 en vehículo desde la M-treinta, la salida doce, desde la A-cuatro, salida seis y desde la propia M-cuarenta, sentido este, salida veintidos y sentido oeste, salida veintitres, o bien asimismo tenemos servicio de buses desde la Capital.

[wpgmza id=”1″]

☛ Avenida de los Rosales 36
☛ 28041 Madrid
✆ 917 291 280

Guia del duelo del Tanatorio M40

El fallecimiento de un ser querido es entre los instantes más duros en la vida de una persona. Sentir dolor es ineludible mas por si fuera poco, es un derecho. El equipo de apoyo psicológico del Tanatorio M40 ha elaborado éstos consejos para superar entre los instantes más bien difíciles de la vida.

Eso quiere decir que está en su derecho a sentirse como se siente y darlo a comprender a quienes le rodean. Hacerlo de esta manera es asimismo una forma de probar el amor por la persona que ha desaparecido. El duelo es el tiempo a lo largo del que hacemos, sentimos y pensamos cosas singulares que nos asisten a aceptar de forma saludable la ausencia de un ser querido. El periodo de duelo es en consecuencia natural y preciso.

En el Tanatorio M40 sabemos que cada persona expresa el dolor de forma diferente; se llora, se escribe, se grita… no hay una forma mejor que otra. Recuerde que sentir dolor y expresarlo es un derecho. Absolutamente nadie le afirmará nada si decide hacerlo. La unidad de apoyo psicológico del Tanatorio M40 le aconseja que se rodee de abrazos para sentirse un tanto mejor. Se ha probado que estos son curativos, si se halla mal, que una persona querida y déle un abrazo.

El consejo más conveniente que el Tanatorio le puede entregar para los instantes de dolor es cuidarse, no desamparar su vida cotidiana. Sencillamente dedique algo más de tiempo igualmente, busque la compañía de sus allegados, hable, vaya el trabajo, prosiga con sus labores mas tómese los respiros que considere precisos. El resto lo comprenderán. Un tiempo establecido para parar de sentir dolor. No podemos supervisar ni establecerlo de ahí que no es preciso apurarse por dejar de sentirlo. Cada persona la lo va a hacer de una manera diferente.

Des de el Tanatorio M40 deseamos recordarle que un duelo que no se charla es un duelo que no se cura. Charlar de lo ocurrido, de de qué manera se siente uno, rememorar a la persona desaparecida, es la mejor forma de sentirse mejor poquito a poco y que hacer sentir mejor a el resto.

Desde siempre y en todo momento las personas que pierden un ser querido se han rodeado de sus familiares y amigos para pasar el duelo. No es casualidad, es sabiduría acercarse a quienes más se quiere siempre y en todo momento es una buena opción. El fallecimiento de un ser querido es un instante sofocación sobre todo para los más próximos. Es en ese instante en el que la presencia de otras personas se hace indispensable, compartir la tristeza, hacer saber que los que más padecen no están solos es la mejor manera de ayuda.

No existen fórmulas que sirvan para todas y cada una de las personas, lo mejor es que con palabras fáciles podamos hacer ver a quien está padeciendo que dispone de nuestra compañía y si hay algo que decir con un fácil lo siento acostumbra a bastar.

La persona que termina de perder a alguien muy querido no precisa tanto que le afirmen cosas como decirlas, el permitir y animar a que la persona hable del fallecido es completamente saludable, entregar pie sin insistir ni incordiar a que la persona cuente lo que siente, lo que hacía cuando su ser querido murió, es siempre y en todo momento una alternativa prudente

Es esencial no aguardar a que la persona de duelo solicite ayuda. Lo mejor es ofrecérsela nosotros de vez en cuando si bien haya pasado algo de tiempo desde el fallecimiento.

Hay que vivirlo cotidiano con mucha frecuencia. La persona que padece dolor por un fallecimiento lo que precisa es cierto apoyo labores cotidianas de su vida, acompañarle a la adquisición, fregarle un día los platos, estudiar juntos, poner una lavadora, mira el aceite del turismo, ir juntos una parte del recorrido trabajo… son cosas que se pueden plantear como ayuda y que tienen más relevancia de la que semeja. En el Tanatorio M40 existe personal cualificado para atender sus necesidades de duelo o bien solucionar cualquier pregunta respecto.